Prueba 2: No hay recompensa