Sergio y Francisco, perplejos al encontrarse con Alejandro Albalá, ‘fantasma del futuro’