Sofía y Raquel empiezan a forjar una surrealista pero bonita amistad: “¡Nos llevamos muy bien!”