Sólo le quedó la raspa