Xexu, dolido por la expulsión