Raquel y Sofía no aguantan la pasividad de los chicos: “Están todo el día tumbados”