Alejandro y José Luis, duelo de egos pescadores