¡Los 'civilizados' son unos expertos en tocamientos y eso tiene recompensa!