Las críticas a Albalá terminan con el ‘fantasma del futuro’ posicionado: “Ahí van Tarzán, Mowgli y Chita”