El susto de Dakota en plena madrugada: “¡Quítamelo!”