Los supervivientes en pleno subidón olvidan sus rencores y se vienen arriba a celebrar que son finalistas