¡Qué rico! Los ganadores del juego de recompensa se comen un buen chuletón