Francisco más guerrero que nunca: "Yo era el saco de golpes, me han llamado de todo"