Las lágrimas de Francisco y todo lo que no viste del mordisco de la tortuga