Lara Álvarez descubre cómo vigilan a los concursantes y cómo los mantiene a raya cuando no le hacen caso