Lara Álvarez ya tiene a punto su maleta para Honduras: su cafetera, una guitarra, el libro de Sandra Barneda...