Lara, muy emocionada, se despide de los Cayos Cochinos desde su lugar favorito