La organización sanciona a los supervivientes por “su dejadez” y se enfrentan en la Palapa