El pecho de Tatiana, dolorido