¡Un palo, una piñata que tirar y ojos vendados! Así ha sido el juego de recompensa