Los porcentajes de los nominados llegan más igualados que nunca a la Gala