Micrófonos, saludos y silencio porque el directo empieza ya