Sofía y Saray, elegidas como las peores supervivientes, pasan a vivir encadenadas