Sofía, rota y entre lágrimas, al leer una carta de su madre, Maite Galdeano, y oler su ropa