Paola Caruso, una robinsona recién llegada desde Italia