La particular estrategia de Toñi Salazar para partir un coco: sacar lo peor de sí