¡Sin fuego, sin comida y agua, mucha agua!: Así ha vivido Cayo Paloma la tormenta