Única, grande y libre, así es 'Carmina y amén'