Natalia de Molina y Álex García cuentan cómo grabaron la escena de pasión