Carlos Sobera consuela a una afligida Teresa, que rompe a llorar tras la última bola