César y Ugarte, en el burdel