César, el dueño del pueblo