César y Román, enterrados vivos