Nieves, a punto de morir en el cieno