Miguel, a su madre: "No me caí, el señor Lobo me empujó"