La danza del vientre, ¡en versión masculina!