Un auténtico “pequeño ruiseñor”