La apuesta pendiente de Risto... hacer la croqueta