Eduardo Gómez se atreve con el monociclo