Rosa María, el arte corre por sus venas