Risto, a las acróbatas de Aérea