Risto provoca una lluvia de sujetadores