Gema: "Durante cuatro meses las monjas le pidieron a mi madre que se sacara leche para otro bebé"