Mario Conde, el desenlace