El marqués de Llanzol, a su mujer: “¿Qué hay entre Serrano Suñer y tú?”