Querida Aramís: Carta abierta a la mujer más fascinante de la televisión