La batalla de Isabel Pantoja contra la prensa empezó en 2003