La frase con la que Javier Tudela tendría que haber ganado un Óscar