María Jesús Ruiz confesó que sabía fingir las lágrimas hace dos años