En 2005, María Jesús Ruiz lloraba con lágrimas: “Siempre me enamoro de quien no debo”